RECOMENDACIONES DE SU ODONTÓLOGO SOBRE EL MANEJO DE PROBLEMAS DE ENCIAS EN EL HOGAR

Si bien puede presentar algunos signos de problemas de encías, como inflamación, enrojecimiento o sangrado de encías, es posible que no sepa que tiene algún problema en las encías hasta que visite a su odontólgo. La primera etapa de los problemas de encías, puede no ser dolorosa, a menudo pasa desapercibida. También puede pasarse por alto en los fumadores, ya que el cigarrillo puede ocultar los primeros signos.

Por ello, es muy importante visitar a su odontólgo para hacerse controles periódicos, ya que mediante un examen profesional se pueden detectar las señales de problemas de encías, incluso si no son evidentes, lo que le permite tomar medidas para manejarla antes de que se agrave.

Inflamación de las encias a menudo es causada por la acumulación de placa bacteriana en los dientes y alrededor y entre ellos. Si no se elimina con un cepillado de dientes periódico, puede irritar las encías y provocar inflamación y enrojecimiento, sangrado y retracción gradual de las encías. Finalmente, las encías pueden dañarse tanto que la cavidad de los dientes se ve afectada.

CÓMO PUEDE AYUDAR A PREVENIR EL SANGRADO DE ENCIAS

La clave para prevenir el sangrado de encías es eliminar y controlar la acumulación de placa bacteriana con una buena rutina de salud bucal.

El paso uno es cepillarse los dientes dos veces por día con la técnica correcta para asegurarse de que los dientes y las encías estén realmente limpios. Su odontólogo puede sugerirle que utilice un cepillo para toda la boca, más herramientas de limpieza y cepillos especiales para las áreas difíciles de alcanzar. Por ejemplo, los cepillos interdentales o cepillos de una sola cerda o el hilo dental para eliminar la placa de las áreas difíciles, como el espacio entre los dientes.

El paso dos es usar una Crema dental parodontax, que está clínicamente comprobada para reducir la acumulación de placa.

SIEMPRE CONSULTE A UN PROFESIONAL

Mantener las encías y los dientes sanos en el hogar es la mejor manera de prevenir y manejar problemas de encías, pero no debe considerarse como una alternativa a las visitas periódicas al odontólogo.